jueves, 29 de julio de 2010

Hace tiempo...

Hola amigos!

Llevaba ya mucho tiempo sin escribir en este blog, pero sigo con placer recibiendo y leyendo vuestros comentarios, gracias!

Ultimamanete llevo un tiempo reflexionando sobre las relaciones y sobre mi misma... Mi divorcio ya es agua pasada, definitivamente, y, aunque aún tenga algún roce de vez en cuando, podría afirmar que "me llevo bien" con el padre de mis hijos. Su novia es una bellísima persona y los niños la adoran, con entera tranquilidad y satisfacción por mi parte.

Yo llevo una vida "estable" con mi nueva pareja desde hace ya 2 años. Aunque, como en todas las parejas, siempre hay altibajos. Creo que los altibajos tienen por función reforzar y consolidar la pareja. Me he percatado que cada vez asimilo mejor estos conflictos, que antes me parecían catastrofistas y me hacían siempre pensar que había llegado a algo insuperable, o a la ruptura. Aún no tengo claro si eso es gracias a la confianza que me transmite mi pareja o si es fruto de mi propia madurez.

Ah madurez... suena tan a viejo, y sin embargo sí que la siento. Siempre he aparentado madurez, pero creo que ahora la siento por dentro. Es algo muy raro, difícil de explicar... me siento serena, emocinalmente estable, fuerte. Me acerco a los 34 años, pero siento que el corazón me pesa como si tuviera ya los 50. ¿Me habrá curtido el corazón mi divorcio, cual curte la piel el sol?

Ya tan lejos me parecen las alocadas noches de juerga, las fiestas al aire libre, los ligues pasajeros... parece que pasaron mil años, como si lo hubiera experimentado en otra vida... y a la pregunta ¿lo hecho de menos? la respuesta es no... no es nostalgia, no es pena, es el satisfactorio recuerdo de una página pasada. Todo aquello formó parte de mi búsqueda de identidad, de mi eterno sentimiento de soledad, de mi desesperación en llegar a algún sitio. Ahora soy yo, tengo la vida que quiero y donde vaya ya no me importa, pase lo que pase, se que llegaré serena.

5 comentarios:

bea dijo...

Muchas gracias por tu blog. Me llamo Bea, tengo 33 años y me he separado recientemente. También tengo dos niños de 5 y de 2 años. He leído tu blog y me ha ayudado mucho a reflexionar sobre mí además me siento muy identificada contigo. Desde hace un tiempo estoy obsesionada con rehacer mi vida pero tengo una autoestima bajísima y dificultades para relacionarme con la gente, además siento que nadie va a querer asumir la responsabilidad de estar con alguien que tienen dos niños. Por todo ello me siento un poco hundida pero tus palabras me han hecho recobrar esperanzas. Muchas gracias.

Arale dijo...

Hola,
Soy una novata en blogs, de 30 años con un bebe y en tramites de divorcio.
Desesperada de hablar con las paredes he decidio empezar a escribir, curioseando he encontrado tu blog y tenía que agradecerlo, me siento muy identificada y no solo eso, me has dado esperanza. gracias :)

Jinna dijo...

Muchas gracias por vuestros comentarios, amigas/os.

Espero que la vida os depare mucha más felicidad de la que habéis tenido en el pasado... porque no olvideis que, a pesar de todo, también vivisteis cosas buenas en vustra relación fallida. Intentad conservar tan sólo eso, apartando los malos recuerdos, pero sólo lo podreis hacer cuando hayais pasado la página de manera definitiva...

Arale: he de confesarte que me apasionó el mundo de los blogs, y entrelacé varias amistades que quedaron gravadas para siempre en mi corazón. Internet fue mi refugio en aquellos días de soledad e introspección... quizás hasta pudiera atreverme a decir mi salvación.

Ánimo a todos/as! La vida continua su curso pase lo que pase, y nada la puede detener.

Un besote

Anónimo dijo...

Hola tengo 23 años, estoy en tramites de divorcio y gracias a dios sin hijos que sufran este infierno. El me ha dejado, y llevo 1 año tirada en la depresion sin ganas de nada. Me da terror la soledad. Aunque soy muy joven y con una vida por delante como todos me dicen no lo logro aceptar. Todo es miedo. Todo lo que tengo es un terror que no me deja vivir. Y si no encuentro pareja?
Tengo una decepción enorme y no lo puedo olvidar, aun lo amo aunque he sufrido maltrato psicológico.

Anónimo dijo...

Ánimo, eres muy joven. Tienes toda la vida por delante, y por supuesto que vas a encontrar a otra pareja, y tener hijos con alguien que merezca la pena. Lo del maltrato sipcologico es muy duro porque a pesar de que ha existido, sigues queriendolo, cuando deberías ser al contrario. Es como que olvidas lo malo, y solo recuerdas lo bueno. Te quedas con un amor idealizado que nos puedes olvidar. Yo me identifico contigo, pero no tengo la suerte de tener tu edad.